Buena cara: para arreglar un rostro fatigado, use una ampolla revitalizante instantánea y aplique un poco de colorete rosado en la frente, el caballete de la nariz y la barbilla.

Aspecto natural: si tiene que acudir a algún lugar iluminado con fluorescentes y no quiere que su rostro adquiera un tono enfermizo, añada un poco de crema rosada al maquillaje de fondo.

Colorete demasiado intenso: si el color escogido es demasiado subido, aclárelo aplicando polvos incoloros por encima.

Colorete perfecto: si usa colorete en crema, antes de pintarse póngalo un rato en la nevera y difumínelo con las yemas de los dedos con pequeños golpes ascendentes para que se ñjnda y adhiera mejor.

Maquillaje eterno: frote el rostro con una rodaja de limón antes de aplicar el maquillaje de fondo o pulverice agua mineral, enfriada en la nevera, sobre el maquillaje de fondo.

Maquillaje siempre perfecto: si las gotas de sudor amenazan el maquillaje, ponga sobre el rostro un pañuelo de papel y dé unos suaves golpes para que absorba. Aplique polvos traslúcidos.

Polvos: antes de aplicarlos, pase por el cutis un pañuelo de papel. Presione ligeramente para eliminar los excesos de maquillaje o de grasa.

Para rejuvenecer: aplique los productos con líneas ascendentes; diíumine la sombra de los ojos hacia arriba y peine las cejas hacia arriba y hacia friera. Si las comisuras de los labios son ligeramente caídas, corríjalas con la barra.

Escoja siempre tonos de maquillaje claros y luminosos; cuanto más oscurezca su rostro, más relevancia y dureza adquirirá.

Una boca fresca y jugosa
Fijar el color: la pintura de labios durará mucho más si la fija con un poco de polvos incoloros. De esta forma, también eliminará los excesos de brillo. Otra solución es aplicar un cubito de hielo en los labios.

Delinear: acostúmbrese a usar un delineador, los labios resaltan más y es más fácil aplicar el color. Incluso si sólo se aplica brillo, dibuje el contorno de los labios con un delineador sin color.

Labios más gruesos: perfílelos primero con un lápiz blanco ligeramente por encima de su línea natural.

Labios más jugosos: aplique en el centro de cada labio una pincelada de un color más claro y diíumine bien.

Un color para cada ocasión: renueve los colores mezclando diferentes tonos. Aplique sus propias combinaciones con la ayuda de un pincel de labios.

Una solución para cada caso: en el mercado existen barras adecuadas a todo tipo de necesidades y exigencias: sin huella, para no manchar y estar segura del maquillaje durante más tiempo; barras semitransparentes, para dar un brillo de efecto menos húmedo; mates satinados, increíblemente persistentes, para crear un efecto aterciopelado; labiales de efecto lifting, muy cremosos y cubrientes, para hacer que los labios parezcan más carnosos y frescos; e iluminadores. barras en tonos dorados, plateados o melocotón, ideadas para aplicar sobre el lápiz de labios habitual y dar un mayor énfasis a la boca.

Sin maquillaje: si no le gusta usar base pero quiere mejorar su aspecto, mezcle unas gotas de maquillaje con su hidratante.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...