Muchas personas gastan una pequeña fortuna en cirugías estéticas con el fin de verse más jóvenes.

Sin embargo, existen trucos sencillos al maquillarse que pueden ayudar para lograr que la imagen rejuvenezca como por arte de magia.

A continuaciòn se detallan algunos de estos tips, trucos y consejos de belleza para verse más joven sin cirugía:

Tono homogéneo
Este ha de ser tu principal objetivo a la hora de maquillarte ya que, con el paso de los años, zonas como la frente, los párpados, las aletas de la nariz, las comisuras de los labios y el hueco de la barbilla se oscurecen, mientras que las pieles jóvenes presentan un tono igualado y luminoso.

Debes aclarar estos puntos y conseguir que se parezcan lo máximo posible al color de las mejillas. Para lograrlo, aplica en estas áreas un corrector de un tono más claro que el de tu cutis.

Mucha luz para el rostro
Si tienes la piel muy apagada y buscas un resultado espectacular, sustituye el clásico corrector por un iluminador. Estos productos contienen partículas difusoras de la luz que dan un extra de luminosidad a la piel. Tanto si aplicas el corrector como el iluminador, recuerda que es fundamental que el resultado sea natural. Aplica muy poca cantidad de producto y extiéndelo bien para que no se acumule en los pliegues de la piel.

Acabado satinado
Elige una base de maquillaje fluida y con matiz dorado. Extiéndela muy bien por la cara y el cuello para que no se note el cambio de color de la piel. Las más favorecedoras son las satinadas y poco cubrientes (las mates te envejecen porque resaltan la falta de luminosidad debida a la edad). Si tienes brillos puedes aplicar unos toques de polvos sueltos en las zonas grasas. El maquillaje ha de tener el mismo tono que el cutis o más pálido, pero nunca más oscuro porque crea un efecto máscara que te hará parecer mayor.

No depiles las cejas en exceso
No hay nada que añada más años que unas cejas muy delgadas. Lo mejor es que elimines solamente el vello del entrecejo y el que sobra bajo el arco de las cejas. Así ganarás expresividad y naturalidad.

Mirada discreta. Usa el rizador de pestañas y evita el rímel (si no quieres prescindir de él aplica una sola capa de color marrón solo en las pestañas superiores). Aparca el eyeliner porque endurece los rasgos, sobre todo si es negro, y sustitúyelo por el lápiz delineador de ojos en marrón o gris. Utilízalo solamente en el párpado superior, a ras de las pestañas y muy difuminado. En cuanto a las sombras, elige tonos claros como el crema, piedra, cobre o tierra con acabado mate o satinado, pero sin demasiados brillos. Los metálicos o nacarados acentúan las arrugas de los párpados.

Sí al colorete. Te devuelve el aspecto saludable de la piel joven. Para que tenga un “efecto rejuvenecedor” opta por los tonos rosados y rojizos que se parecen al rubor natural. En lugar del clásico colorete en polvo, elige la textura en crema, que es más fundente, y extiéndela en la zona central del pómulo.

No perfiles los labios. Si lo haces con un tono oscuro, resaltas las arrugas del contorno de la boca y la pérdida de grosor que se produce con la edad. Para dar color a los labios, elige barras hidratantes de tonos rosados o fresa que refuerzan su color natural y aplica un toque de gloss justo en medio.

Manicura en colores vivos. Con los años, las uñas van perdiendo la coloración rosada natural. Si las pintas con un color alegre como rojo, coral o rosa intenso te darán una imagen cuidada y juvenil. Olvida las uñas largas y demasiado puntiagudas y opta por una medida corta con forma algo cuadrada.

Cuidado con el cabello El corte y el color del pelo, así como el peinado, son tan importantes como el maquillaje para lograr el aspecto antiedad.

  • El pelo brillante es sinónimo de salud, belleza y juventud. Si el cabello está áspero y mate por el uso continuado del secador o los tintes, invierte en serums y acondicionadores sin aclarado que potencien el brillo natural. Los más eficaces contienen siliconas que recubren el cabello a modo de barniz y dan una luminosidad espectacular.
  • Opta por peinados naturales y con movimiento como el cabello suelto algo despeinado y los recogidos informales con pequeñas pinzas o pasadores. Olvida los moños muy tirantes y recargados (con tirabuzones) y los peinados “tipo casco” que se mantienen estáticos.
  • Aclara el color del pelo con mechas discretas en la parte cercana al rostro para darle un plus de luminosidad. Si eres morena elige tonos chocolate, y si tu cabello es castaño colores miel.
  • Huye de las canas porque envejecen hasta a las más jóvenes. Cúbrelas con un tinte “tono sobre tono” (dura unos 6 lavados) o con tintes de oxidación. Retoca el color de la raíz una vez al mes.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...