cabello hermosoUna cabellera bien cuidada nos hace sentir más hermosas.  Sin embargo, muchas veces, gastamos dinero (en productos y tratamientos) y tiempo sin obtener los resultados esperados.

Pudiera ser que el problema radique en que no nos fijamos en el tipo de cabello que tenemos.

Por ello, presentamos a continuación algunos tips y consejos para que el cabello luzca hermoso y abundante, dividido por tipo y textura del pelo.

Consejos dependiendo del tipo de cabello

Cabello fino De abajo hacia arriba. Para que un cabello fino se vea más voluminoso, sécalo parcialmente con el secador, luego baja la cabeza hacia el frente y termina el proceso rociando el cuero cabelludo con aerosol para añadir volumen y así sellar un poco el espesor en la raíz.

Teasing. Un poco de teasing en el área de la coronilla y la nuca añade volumen y cuerpo.

Brillo. Utiliza un aerosol satinado que contenga silicona y seda para cubrir las hebras de cabello y ayudar a que el pelo no se encrespe.

Cabello crespo Planchas. En cabellos que no han sido alisados químicamente, las planchas lisas cumplen una función doble. Los expertos tuercen la plancha mientras la van pasando a lo largo de pequeñas secciones de cabello. Esto hace que los rizos apretados se suavicen mientras que simultáneamente crea ondas grandes.

Dar brillo. El cabello crespo tiende a ser reseco. Una capa final de aerosol satinado restaura el brillo y hace que el pelo se vea suave, hidratado y saludable.

Cabello asiático Los cabellos asiáticos son muy lisos. Un secreto de los estilistas para mantenerlos en su lugar consiste en humedecer la punta de los dedos con una pomada, pasarlos a las hebras rebeldes y luego pasan la plancha para cabello.

Dar brillo. Una rociada con aerosol satinado por toda la cabellera realza el brillo natural que le da fama al cabello asiático.

Cabello abundante Unos pocos rulos con velero en el nacimiento del cabello usado por diez minutos hacen que los mechones se mantengan hacia atrás sin sacrificar el volumen.

Sólo hasta la mitad.
Usar hebillas sólo en la parte de arriba y al frente hace que resalte el rostro y al mismo tiempo conserva en la parte posterior el cuerpo natural de la cabellera.

Consejos generales

Evita la caída. Todas las personas pierden por día un promedio de 60 hebras. Esto es normal, ya que el cabello debe cumplir con su ciclo de vida, que se compone de tres fases: crecimiento, reposo y desprendimiento. La primera involucra a un 85% del cabello y dura de dos a seis años; la segunda abarca tres meses, y es cuando deja de crecer, para terminar cayendo en la tercera fase. Así que es importante fortalecerlo desde la raíz, y así evitar su pérdida prematura.

Despídete de la caspa. Usa un champú anticaspa o cambia de marca cada dos meses, para evitar este problema. Es necesario que mantengas tu cabellera correctamente hidratada, para que no aparezcan estas desagradables escamas.

Alimentación, hidratación y ejercicios. Las proteínas y los alimentos que contienen vitaminas A y B, le darán fuerza a tu cabello. Bebe mucha agua; no solo beneficiará a tu cabello sino a todo tu organismo. Los ejercicios, especialmente el yoga, ayudarán a que estés más relajada. Esto evitará la caída del cabello.

Contra la grasa. Colócate un poco de talco sobre las manos y aplícalo sobre la raíz. Luego cepíllalo un poco para regarlo y así evitar que queden partes blancas. Los acondicionadores suelen dejar el cabello grasoso; úsalos únicamente en las puntas. Compra un champú antigrasa.

Atenta al sol. El cabello sufre más durante los días de playa. Los rayos ultravioleta debilitan los químicos de su superficie y lo vuelven más frágil. Esto hace que la cutícula se abra, pierda el brillo, y las puntas se quiebren. Además, provoca daños a la queratina y la melanina, y degradación del color, tanto en cabellos vírgenes como en los teñidos. El cloro de las piscinas y la sal marina causan resequedad y restan luminosidad. Para evitar este daño se recomienda: aplicar un protector solar para cabello, antes de exponerlo al sol; lavarlo con agua dulce cada vez que salgas del mar o la piscina, y cubrirlo con sombreros.

Cuidado con las planchas o secadores. Si bien es cierto que estos artefactos facilitan la vida y hacen posible cambiar de look de manera muy rápida, también pueden romper la fibra capilar, además de desvanecer el brillo y la elasticidad del cabello. Empléalos a una temperatura media para prevenir daños mayores, como por ejemplo la resequedad y las puntas quebradas.

Abusos del tinte. El exceso de tintes y otras técnicas para modificar el color del cabello, lo deterioran de manera importante, muchas veces hasta el extremo; por eso es recomendable optar por medidas más naturales para cambiar tu imagen.

Corte mensual. Es muy importante rebajar la cabellera, al menos las puntas, cada cierto tiempo. Debido al ciclo de vida, el cabello empieza a envejecer; las puntas se estrechan hasta el punto de partirse, enredarse y producir nudos con gran facilidad. Si lo cortas por lo menos cada dos meses, lograrás que tu cabello permanezca parejo y muy sano.

Peinar continuamente. No toda la responsabilidad recae sobre el champú o los tratamientos que se apliquen en el cabello. Es necesario recordar que el peine permite que el pelo permanezca brillante, fuerte y resistente. Los cepillos pequeños se usan para las puntas, o para lugares difíciles de alcanzar con un cepillo grande en cabellos más largos. Lo más recomendable es utilizar peines elaborados con cerdas de jabalí, pues son las mejores para el cabello, porque distribuyen los aceites naturales de este, son suaves y aumentan el brillo.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...