Muchas veces cuando vamos al vestidor no tomamos en cuenta ciertos detalles que nos puede indicar si la ropa que nos estamos probando es la correcta o no.

Seleccionar la pieza adecuada requiere de observación. Esa revisión, por lo general, ocurre en el vestidor. Por esa razón, la ida allí debe ser considerada como una fase importante a la hora de comprar cualquier pieza.

Para evitar cometer errores en este aspecto, es importante seguir los siguientes trucos y consejos en el vestidor:

Mirar con ojo crítico. La mejor persona para saber si una pieza queda bien o no, es uno mismo; pero para convertirse en toda una experta se debe ser “autocrítica y objetiva”. .

Fijarse en la luz del vestidor y el color de la blusa Lo primero que se debe observar es el color de la pieza, ya que puede mejorar o fulminar. Aquel color que sienta a un tono de piel en particular debe iluminar el rostro, no mimetizarlo y mucho menos opacarlo. Además, la luz amarillenta de algunos vestidores puede alterar drásticamente el color de la ropa. De allí la necesidad de buscar una luz blanca dentro del local con lo cual ayudará a definir cuál es el verdadero color de la prenda.

Tomar la talla de la parte más ancha del cuerpo. Otro aspecto importante es el entalle de la ropa, y es que para muchas la idea de tener una pieza entallada suele ser muy subjetiva. Sin embargo, si el resto de la pieza queda holgada, puede ajustarse en una modistería o sastrería, dependiendo del tipo de prenda que sea.

Verificar que la ropa no quede tan pegada Los botones son una forma fácil de detectar si una pieza queda demasiado ceñida, ya que no solamente se tendrá que forzarla para poder cerrarla o subirla, sino que al final se notará que los botones quedan halados. Una prenda que sea de la talla nunca requerirá que se meta la barriga ni que se acueste para que se pueda poner.

Observar si se puede mover correctamente Un área clave para las camisas y los sacos es la axila la cual debe quedar con un amplio justo para poder mover el brazo libremente, lo que no será posible si es demasiado ancha o angosta. Igualmente, es necesario notar si las pinzas en esta área quedan en dirección al centro del pezón, sin terminar encima de él. De esta forma se sabrá si el diseño de la pieza es holgado o si necesita buscar una talla más pequeña

Notar si el pantalón resulta cómodo. No hay nada peor ni más incómodo que un pantalón que no deja de introducirse en ciertas partes del cuerpo. Para evitar comprar un pantalón que quede demasiado ajustado, es necesario fijarse en los bolsillos y en la cremallera, las cuales no deben abrirse cuando se prueben. Si, por el contrario, se teme terminar con una talla más grande, se debe verificar que no queden bolsas en el tiro del pantalón, tanto adelante como atrás.

Verificar que la falda no quede estirada en la cadera. Puede que parezca que las faldas no tienen mucha ciencia, pero, nos damos cuenta de que hicimos una mala inversión cuando estamos caminando por la calle y la falda se sube constantemente. Esta situación ocurre cuando está demasiado ajustada. Una forma de impedir esto es fijándose en la cadera y asegurándose de que en esta parte la tela no esté estirada.

Tomar suficiente tiempo para medir la ropa Si se va a invertir en una prenda de vestir, no se debe apresurar el proceso de probarse la ropa. Muchos de los vestidores son pequeños y la proximidad del espejo no permite que se pueda apreciar bien cómo se ve el atuendo. Por ello, es recomendable salir del vestidor y buscar otros espejos. Si es posible, caminar un rato con la pieza puesta, así se dará cuenta si es incómoda o si no es tan práctica como parece.

Revisar la pieza en su totalidad Es necesario observar que sus costuras estén bien hechas, que no tenga hilos colgando, que todos sus botones estén firmes y bien colocados, y que la cremallera no presente problemas.

Leer con detenimiento la etiqueta sobre el cuidado de la prenda antes de comprarla el cual indicará cuál es su mantenimiento y si al final saldrá más caro que el costo de la pieza, es mejor no comprarla.

No olvidar la ropa interior La ropa interior, aunque no sea visible, moldea la figura convirtiéndose en el soporte sobre el que se coloca todo lo demás. Esto significa que para que una prenda se vea bien sobre el cuerpo hay que llevar la lencería correcta Sin embargo, la elección de la ropa interior es donde más erramos las mujeres, pues estudios han demostrado que la mayoría usa una talla incorrecta de brassiere o sostén.

Muchos de los gorditos que salen en la espalda se deben a que el sostén que se utiliza no es el adecuado. Para evitar esto, éste debe tener un soporte lateral ancho que pueda sujetar el peso del pecho y que también dé buena postura. Es importante saber que la talla de sostén puede variar con el tiempo, por lo que siempre debe probarse antes de comprarlo.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...