A diario el organismo va perdiendo agua cuando se suda o incluso mientras se respira. Una persona podría pasar un mes sin comer, pero moriría en tan solo 5 días si no tomara ningún líquido.

El agua es esencial para que las células realicen sus funciones, entre las que destacan mantener la piel en buen estado, flexible y tersa.

Cuando veas que tu cutis refleja un aspecto apagado, está seco y las arrugas se marcan más analiza si le estás dando la dosis adecuada de agua… Y no solo se trata de beber, aplicarla desde fuera también es necesario.

¿Hasta qué punto influye en la belleza de la piel?

  • La dermis se fisura y deteriora al perder agua y eso ocurre constantemente.
  • Envejecerá antes y será muy sensible a las agresiones externas si está deshidratada.
  • La misión de las cremas hidratantes es retener el agua sobre la piel, evitando que se evapore y consiguiendo un buen equilibrio que se traduce en un aspecto más joven y saludable.
  • Las vaporizaciones con agua termal sobre el rostro aportan grandes beneficios porque son muy ricas en minerales al proceder de las capas subterráneas de la Tierra. Tienen propiedades calmantes, suavizantes y descongestionantes. Ahora, con el calor puedes hacerte vaporizaciones en cualquier zona del cuerpo, sobre todo después de tomar el sol, y están especialmente indicadas para las pieles más sensibles.

Cuál es mejor el agua fría o caliente?
La temperatura del agua puede hacer que tu piel reaccione de distintas formas. Ya sabes que los extremos nunca son buenos, así que nada de utilizar agua helada para tensar el cutis o poner el termostato a 35 grados en invierno, ya que los tejidos se resienten. Al regular el grifo ten en cuenta:

A baja temperatura contrae las venas, tonifica los músculos y ayuda a que la piel luzca tersa y suave. Activa la circulación, previene la aparición de varices o celulitis y es ideal para exfoliar y remover las células muertas. Además, si por la mañana te lavas la cara con agua fresca te despertarás más rápido, te llenarás de energía y tu maquillaje se fijará mejor.

El agua caliente abre los poros, ayuda a eliminar toxinas y limpia la piel, pero también reseca y crea sensación de tirantez. Lo más recomendable es combinar las dos para tonificar y revi-talizar la dermis de todo tu cuerpo.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...