Las verrugas genitales, también llamadas venéreas o condilomas, son causadas por el papiloma virus humano (PVH) que, en conjunto con los herpes, se consideran las infecciones ginecológicas más frecuentes entre las mujeres de 18 a 45 años.

Esta afección es sumamente contagiosa y representa una forma de enfermedad de transmisión sexual (ETS) y que, según estadísticas realizadas, ha aumentado su incidencia durante los últimos años.

 

Cómo identificar las verrugas genitales
Las verrugas genitales suelen ser planas, pequeñas y del color de la piel, o bien diminutas y con forma de coliflor.

Pueden medir de 1 a 2 milímetros de diámetro y se agrupan en racimos que pueden presentar un tamaño considerable.

Aparecen en cualquier lugar cerca de la vagina, del cuello del útero o cérvix (en el caso de las mujeres), de los órganos genitales o del recto.

A veces son visibles a simple vista y se notan fácilmente al tacto como pequeños bultos o relieves, pero en otros casos no es así.

Provocan enrojecimiento, picor, quemazón o dolor, aunque en ocasiones son tan pequeñas que ni se ven ni dan síntomas.

Excesiva sensibilidad en dicha área

 

Recomendaciones preventivas
Protección: El preservativo es un elemento de gran ayuda para no contraer la enfermedad. Sin embargo, no protege por completo, ya que solamente evita el contagio que se produce por contacto de fluidos corporales. Es importante observar que este tipo de verrugas también se propaga a través de la piel, por ejemplo, con el roce de los genitales con otras zonas del cuerpo.

Factores de riesgo: Se considera, como principal factor de riesgo, el tener varias parejas sexuales. Por ello, se recomienda evitar esta conducta.

Otros factores de riesgo que es necesario tomar en cuenta a la hora de prevenir las verrugas genitales son el padecer otras enfermedades de transmisión sexual, fumar, tener carencias vitamínicas y ciertos medicamentos o patologías que disminuyen el rendimiento del sistema inmunitario.

 

Recomendaciones cuando se tiene verrugas genitales
No usar productos para quitar verrugas que se venden sin receta, ya que todos ellos han sido formulados para verrugas no genitales. Por esa razón, éstos pueden quemar e irritar seriamente la zona afectada por verrugas genitales. En este sentido, resulta mejor consultar con un doctor, quien optará por el tratamiento más adecuado.

Si el médico, determina la aplicación de medicamentos apropiados para este tipo de verruga, es necesario proteger la membrana mucosa, Por ello, se recomienda lavar perfectamente bien la zona afectada cuando han pasado entre cuatro y seis horas después de cada aplicación.

Generalmente basta con limpiarla varias veces con una toallita mojada en agua caliente. Mejor aún es darse un relajante baño en agua caliente.

Acudir de inmediato al doctor en caso que se sospeche que se tiene verrugas genitales. El facultativo será quien efectuará pruebas, como las siguientes, con el fin de diagnosticar su presencia:

Citología: Con este examen propio de los controles ginecológicos periódicos (que consiste en hacer un pequeño raspado de células del cuello del útero), se puede detectar la presencia del virus que provoca estas verrugas.

Colposcopia: Si los resultados de la citología están alterados o se observa alguna anomalía, el médico también puede utilizar un instrumento llamado colposcopio. Esta herramienta permite ver las verrugas aumentadas, así como examinar las que pudiera haber en la vagina y en el cérvix.

Biopsia: Consiste en extraer una porción pequeña de tejido para examinarla después en un laboratorio.

 

Cuáles son los tratamientos disponibles?
Las verrugas más pequeñas se pueden tratar con fármacos que se utilizan directamente sobre la piel. En algunos casos se aplica nitrógeno líquido (crioterapia), que congelará el tejido y hará que estas desaparezcan.

Las más grandes requieren un tratamiento con láser o bien ser extirpadas quirúrgicamente.

En algunos casos, el facultativo puede utilizar una aguja pequeña para inyectar una sustancia llamada “interferon alfa” en cada verruga. Estas inyecciones se utilizan únicamente si otros métodos han fracasado en ocasiones anteriores

Es necesario comprender que los tratamientos curan las verrugas, pero no el virus causante el cual podría quedar latente. Por esa razón, es importante controlarlas durante al menos seis meses.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...