mitos perfumeMuchas veces escuchamos una serie de conceptos relacionados con el mundo de la perfumería y quedamos con dudas sobre la certeza de éstos.

En este sentido, queremos indagar sobre los errores y aciertos a la hora de usar las fragancias y darle larga vida.

Mitos y realidades

El aroma es variable Es totalmente cierto que un perfume puede variar su olor dependiendo de la persona que se lo aplique; esto se debe a que sencillamente cada cuerpo es diferente, y al combinarse con una fragancia puede desprender olores distintos.

Aplicar perfume al cabello provoca daños Es tan falsa esta afirmación, que los expertos recomiendan las aplicaciones de perfume en la cabeza, dado que las fibras sueltas del cabello lo convierten en uno de los mejores difusores de la fragancia. Sin embargo, es recomendable que quienes tiñen su cabello no apliquen el perfume solo encima de la nuca, para evitar posibles decoloraciones.

Evitar frotar el perfume tras aplicarlo Aunque es un paso muy común al aplicarse las fragancias, el frotar el perfume (entre las manos, muñeca contra muñeca, o sobre el rostro) corta su efecto, en vista de que este necesita reposar sobre la piel, para provocar que el aroma se impregne y perdure.

Las mujeres embarazadas no deben usarlo Ningún perfume puede provocar alteraciones en las gestantes o sus bebés. Nada impide que una embarazada pueda hacer gala de las mejores fragancias. El único inconveniente que se podría presentar es que el perfume, por la agudeza del olfato durante el embarazo, provoque náuseas, vómitos o mareos.

Existen puntos claves para su aplicación Sí, y para identificarlos solo debes conocer cuáles son las zonas del cuerpo donde se sienten más las pulsaciones. En las muñecas hay un mayor flujo sanguíneo y esto las convierte en un sitio ideal para esparcir la fragancia. Detrás de las orejas, rodillas y nuca, pueden ser otras áreas ideales para la aplicación, al igual que la parte interna de los codos.

Mejoran la vida amorosa Aunque se dice que aquellos perfumes con feromonas ayudan en el amor, esto no es cierto. Hasta ahora ningún estudio ha comprobado que las feromonas influyan en la atracción de persona a persona. El perfume que adquieras debe agradarte, tenga o no estas sustancias, aunque lo promocionen con la falsa promesa de convertirte en una diosa.

Su contacto con el sol puede manchar Aplicarse  perfume y  exponerse  directamente a la luz del sol, puede originar manchas oscuras en la piel. El efecto se debe a que el producto contiene sustancias  fototóxicas, las que al entrar en contacto con la luz del sol pueden manchar tu piel, dando cabida a un efecto que se denomina “dermopigmentación”.

Se puede escoger con solo olerlo en una tira de papel No, aunque es común que en las perfumerías te den a conocer las fragancias de esta manera. A través de las tiras puedes seleccionar uno o dos perfumes, pero para tomar la decisión final, debes probarlo directamente en tu piel; solo así descubrirás cuál es su verdadero aroma.

Pueden provocar alergia Sí, porque para tu cuerpo y el olfato, el perfume es un agente extraño. Por lo general, la reacción que puede provocar es la irritación inmediata, o 48 horas después de utilizarlo. En estos casos se recomienda repetir la aplicación por siete días, para saber cómo reacciona tu piel a la nueva esencia.

Mantienen su olor hasta la última gota En vista del uso continuo, el olfato se acostumbra a ciertos olores y, en un tiempo, el perfume no tendrá el mismo olor que el primer día. Pero el efecto es personal; los demás sí pueden percibir el olor real, por lo que cuando sientas que tu perfume pierde poder, la solución no será aplicar doble ración.

Existen factores que alteran el olor del perfume.  Es totalmente verdadero que el aroma de las fragancias pueden variar por diferentes factores:

Las condiciones climáticas: Los aromas cambian al variar el aceite natural de la piel y cuando hace calor la piel produce más grasa y el aroma del perfume es más intenso. En los días secos y fríos la piel produce menos grasa y el perfume se va con más rapidez.

Fumar: La piel de los fumadores experimenta alteraciones. Como consecuencia, el perfume dura menos en elia que en la piel de ios que no fuman.

El lugar: Si se cambia la vida en el campo para residir en la ciudad, el aroma dura menos: la contaminación quita efectividad al perfume.

Alimentación y tabaquismo: El tabaco es otro factor que afecta al aroma y a la duración del perfume; si se tiene el hábito de fumar, aparte de miles de motivos por los que se debería prescindir de su consumo, en perfumería tiene también mucha importancia. Se han realizado estudios a cargo de investigadores químicos en diferentes disciplinas que indican una menor persistencia del producto en aquellas personas que fuman, eso sin contar con la evidente mezcla de olores y por tanto la degradación del aroma.

Por otra parte, sería ridículo realizar un gasto considerable en un perfume al que el fuerte olor a tabaco resta eficacia o lo esconde completamente, además de que al mezclarse produce aromas desagradables.

La alimentación también produce cambios en los aromas; si la dieta es baja en grasa, el perfume durará menos tiempo, y si el tipo de alimentos que se toman son picantes o de fuerte olor estos harán una mezcla desagradable con el aroma que se lleve puesto.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...