El oxígeno no es solo un gas imprescindible para la vida y para la supervivencia del planeta; es también un elemento esencial para favorecer la renovación celular y evitar el envejecimiento y la pérdida de elasticidad y tono de la piel.

Sin embargo, la contaminación del aire, el humo del tabaco o el exceso de exposición al Sol causan la aparición de radicales libres e impiden que la dermis absorba las cantidades de oxígeno correctas.

La solución puede pasar por la oxigenoterapia, un aporte extra de este gas que se ha convertido en un aliado a la hora de mantener la piel en buenas condiciones. Así lo demuestra el auge de tratamientos faciales y corporales, y los cosméticos que incorporan este ingrediente estrella.

En qué consiste y cómo se aplica
El aire que respiramos contiene aproximadamente una proporción de un 21 % de oxígeno, frente al 78% de nitrógeno y el 0,9% de argón. En las sesiones de oxigenoterapia, el especialista utiliza un aparato llamado “concentrador” para transformar el aire atmosférico en un aire puro con un nivel de oxígeno de entre un 95 y un 98%. Se aplica principalmente de dos formas:

La inyección. Mediante un proceso de presión con los dedos (como un masaje) en el que no intervienen para nada las agujas, se administra oxígeno y otros activos como colágeno, vitaminas, minerales y ácido hialurónico para que penetren en las capas más profundas de la dermis. Con este método de aplicación se consigue un efecto muy similar al de la popular toxina botulínica. También resulta idóneo cuando hay problemas de manchas por exceso de exposición solar. Cuesta a partir de 50 € la sesión.

La ducha. Se realiza en una cabina donde se pulveriza oxígeno puro a una presión determinada con el objetivo de que sea absorbido completamente y favorezca la renovación celular. El precio es de unos 60 € la sesión. Con ambos métodos, tu piel recibe este gas en estado puro y los resultados son visibles de inmediato:

  • Desaparece el tono grisáceo de la dermis, especialmente el del rostro.
  • Elimina las impurezas y las células muertas y tu cutis.
  • En caso de padecer acné, notarás una clara mejoría.
  • Se atenúan las manchas y cicatrices.
  • Se reduce visiblemente la celulitis.

Una buena solución para todo tipo de piel
La aplicación de oxígeno está indicada en todo tipo de pieles y a cualquier edad, ya que los beneficios que proporciona se adaptan a las necesidades de cada mujer.

Piel con muchas arrugas. Este tratamiento estimula la producción de colágeno y favorece la microcirculación.
Piel seca. El oxígeno actúa como un efectivo hidratante a nivel celular sin dejar el cutis graso. Es el método más avanzado para recuperar la humedad.
Piel madura: Rejuvenece, reafirma, mejora la elasticidad y la tersura.
Piel grasa. Regula la secreción de sebo y cierra los poros.
Pieles cansadas. Aumenta la luminosidad y combate las ojeras.

Tomar aire puro
Aparte de tratamientos en centros de estética, hay cremas que te puedes aplicar en casa y también existen los llamados “bares de oxígeno”. Son la última moda y ofrecen al cliente la posibilidad de inhalar este gas de 15 a 30 minutos.

Otra propuesta novedosa es la denominada “burbuja de oxígeno”, un espacio hinchable de grandes dimensiones en el que se respira aire puro casi al 100%. Lo encontrarás en spas, balnearios, centros de belleza, gimnasios u hoteles. Además hay “generadores” de oxígeno puro domésticos que puedes adquirir para practicar la oxigenoterapia en casa

 

 

Un comentario para “Oxigenoterapia: Un nuevo tratamiento para rejuvenecer la piel”

  • silvia says:

    que buenos metodos para probarlos y llegar con la mayor dignidad sin cambiarnos la fisonomia que es como andar con una cara prestada que al fin de cuenta es para parecer otra

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...