mascarillas de arcillaLa arcilla ha sido empleada en el mundo de la medicina natural desde épocas remotas.

Mediante la aplicación de emplastos (uso externo), la arcilla puede ayudar a aliviar dolencias como abscesos, furúnculo,  úlceras de la piel, várices, etc.

En cuanto a su uso interno, la arcilla ayuda a combatir la anemia, los parásitos, el estreñimiento  y hasta es un poderoso antídoto contra los envenenamientos.

Sin embargo, la arcilla también puede ser utilizada para embellecer, ya que por su alto contenido en cobre y manganeso,  logra que la piel se vea limpia y depurada.


Usos cosmetológicos de la arcilla

La arcilla es un aliado a la hora de embellecer, tonificar, relajar y regenerar el cuerpo, así como de reparar ciertas imperfecciones estéticas.

La arcilla es un producto de belleza altamente eficaz. Absorbe los restos de maquillaje y cuerpos extraños o patógenos casi microscópicos que se insinúan debajo de la epidermis. Asimismo, estimula toda la función cutánea, mejora su riego sanguíneo y linfático, fortalece las terminaciones nerviosas y tonifica el tejido conjuntivo. Es una gran reguladora de las glándulas sudoríparas y sebáceas.

 

Mascarillas de arcilla

Mascarilla de arcilla para piel grasa Si la piel es muy grasa, prepararemos la mascarilla con el zumo de un pepino (de medio vaso a 3/4) en lugar de agua. A continuación añadiremos al recipiente (que no sea metálico ni de plástico) la arcilla en polvo, preferentemente arcilla verde, removiéndola con una espátula de madera hasta conseguir una pasta espesa y homogénea, como la de una mayonesa.

Aplicar sobre cara y cuello y dejarla puesta hasta que se seque. Se retirará con abundante agua tibia y, una vez la piel se haya secado, se colocarán sobre el rostro gasas empapadas de zumo de limón. Se dejará actuar durante diez minutos, presionando suavemente de vez en cuando las gasas con los dedos, para una mejor penetración. Una vez las hayamos sacado, extenderemos una crema hidratante.

Para las pieles no tan grasas realizaremos las mismas operaciones, con la única diferencia de que prepararemos la mascarilla con mitad de agua y mitad de zumo de pepino.

Mascarilla para piel seca o sensible Mezclaremos la arcilla con infusión de manzanilla o lavanda. Luego se le añade la pulpa de medio aguacate maduro y batimos la mezcla hasta conseguir la consistencia deseada. La aplicamos en todo el rostro y cuello durante 10 minutos, retirándose la mascarilla con agua templada.

Si la piel es extremadamente seca, cuperosa o está muy fatigada, después de la mascarilla se aconseja aplicar otra mascarilla o emulsión nutritiva, compuesta de un yogur natural mezclado con la pulpa del medio aguacate que ha sobrado. Se dejará actuar sobre la piel durante diez minutos y se enjuagará con abundante agua. En ambos casos, una vez retirada la mascarilla, se procederá a aplicar una crema hidratante.

Conoce más recetas de mascarillas caseras y naturales


Otras aplicaciones cosméticas de la arcilla

Acné: La arcilla contiene elementos que desinfectan y desintoxican.  Por esa  razón, resulta una buena aliada a la hora de combatir el acné.  En este sentido, se aplicará una mascarilla de arcilla, de un centímetro, sobre la área afectada, dos o tres veces al día.  Retirar después de media hora.

Envejecimiento cutáneo: A medida que la piel envejece, disminuye su posibilidad de regenerarse, ya que las células van perdiendo energía.  Los minerales, contenidos en la arcilla, pueden activar las enzimas lo que revitaliza la piel.   A continuación se presenta una receta antienvejecimiento para el  cuerpo.

Si desea una receta antienvejecimiento, puede elaborar la siguiente  mascarilla: Triturar 1/2 taza de uvas, colar y mezclar  con ½ taza de agua.  Después agregar, poco a poco, arcilla hasta que adquiera una consistencia pastosa, pero bien húmeda. Extender la preparación sobre la piel y dejar puesta por media hora.   Para removerla utilice agua fría.

Baños de arcilla  Se puede preparar de forma simple añadiendo arcilla a un 1 litro de agua.  Comience por baños de 5 minutos solamente. Poco a poco, puede ir aumentando el tiempo hasta 20 minutos. Dos baños a la semana serán suficientes para rejuvenecer la piel.

Como los baños deben ser tomados en el exterior, pues las bañeras se pueden tupir, se recomiendan en el verano.

Además, se puede añadir a esta preparación de arcilla activadores para potenciar sus efectos naturales como el aceite de rosas para suavizar e hidratar la piel, infusión de malva o de manzanilla para desinflamar la piel y aceite de eucalipto para refrescar, descongestionar y sedar.

Flaccidez en el busto: Mezclar una taza de agua con arcilla hasta formar una pasta homogénea.  Luego, mojar el área con agua y luego aplicar la arcilla  por 20 minutos.  Retirar con agua fresca.

Con su aplicación, se colabora en la recuperación de la tonicidad.  Es necesario complementar esta receta de belleza con ejercicios que estimule la circulación sanguínea en el área.  Igualmente necesario es seguir una dieta equilibrada que contenga verduras, frutas y una buena cantidad de agua (por lo menos dos litros).

 

 

Un comentario para “Arcilla: Mascarillas y otras aplicaciones cosméticas”

  • ma ines resendiz says:

    es sensacional estas recetas gracias por darnos estosa consejos k nos ayudan tanto sin gastar mucho ya k los ponemos en practica todo en mi familia gracias

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...