Muchas veces, con el objetivo de perder algunas libras, se ha recomendado el baño sauna como una alternativa. Es importante analizar qué es lo que sucede en el organismo cuando se utiliza esta opción.

Este tratamiento se efectúa en un recinto cerrado cuya temperatura oscila entre los 80 y 100 grados centígrados, y dadas sus características no produce quemaduras en la piel. Es un calor seco.

Cuando el organismo percibe que la temperatura ambiente y corporal está aumentando, inmediatamente se desencadenan defensas para proteger la integridad de los sistemas biológicos corporales. En este caso nos referimos al mecanismo que tiene que ver con el enfriamiento del cuerpo.

Este aumento de calor genera una vaso-dilatación periférica, es decir, se produce una dilatación de los vasos del sistema circulatorio y la sangre se redistribuye hacia las partes del cuerpo que están más cerca del medio ambiente, esto es la piel.

La sangre procura extraer el calor en exceso de las partes internas hacia la periferia para su refrescamiento, funcionando el cuerpo como un radiador.

La sangre presenta una parte sólida (células) y otra líquida llamada plasma. Una vez la sangre se va dirigiendo hacia la periferia los poros comienzan a abrirse y parte del plasma de la sangre sale a través de los poros en forma de sudor.

Dado que para poder provocar efectos de enfriamiento corporal el sudor debe evaporarse, y debido a que las condiciones del baño sauna impiden que el sudor se evapore, esto provoca que el organismo continúe sudando profusamente durante todo el tiempo que se permanezca bajo el estímulo del calor generado.

Esta pérdida abundante de agua que sale del cuerpo en calidad de sudor ocasiona que el cuerpo pierda algo de peso (peso de aguay no de grasas).

Cuando la persona antes, durante y después de las comidas ingiere algún tipo de líquido (bebidas o agua) recuperará el peso de agua perdido.

La forma más efectiva y sana para perder grasas es a través de la práctica de ejercicios físicos adecuados.
No obstante, el baño sauna presenta beneficios como:

  • Elimina toxinas.
  • Ábre los poros.
  • Elimina del cuerpo metales pesados (plomo, mercurio, zinc níquel, cadmio…). Minerales como el sodio y potasio, que podemos recuperar con una bebida deportiva para rehidratar.

Contraindicaciones
Las personas con afecciones cardíacas, hipertensión arterial u otras dolencias deben hablar con su médico antes de optar por este tratamiento.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...