remedios dolor de cabezaLos dolores de cabeza pueden manifestarse como un dolor palpitante sordo o como uno traspasante agudo, en uno o ambos lados de la cabeza. En ocasiones, el dolor se localiza en el área de las sienes o atrás de los ojos.

Visión borrosa, presión en los senos nasales e hipersensibilidad a la luz son síntomas que pueden acompañar a los dolores de cabeza.

La mayor parte de estas molestias son producto de la tensión. Ésta produce espasmos musculares en la cabeza, el cuello, el cuero cabelludo y los hombros, los cuales pueden interferir con la circulación en la cabeza.

Los sentimientos de agresión, ansiedad, ira, depresión, miedo, culpa, humillación, rabia y rechazo pueden provocar o contribuir al dolor de cabeza tensional, especialmente cuando se reprimen tales sentimientos. A menudo, el dolor de cabeza aumenta la irritabilidad y conduce al insomnio.

Los dolores de cabeza se relacionan con numerosas enfermedades, incluyendo la anemia, la artritis, las afecciones cerebrales, la candidiasis, el estreñimiento, los trastornos digestivos, la vista cansada, la fatiga, la hipertensión arterial, las lesiones de la cabeza, la hipotensión arterial, la hipoglucemia, los desequilibrios nutricionales, el síndrome premenstrual, la circulación deficiente, la mala postura, la sinusitis, el desalineamiento de la columna vertebral, el estrés, la exposición al sol, y los padecimientos de ojos, nariz y garganta.

Asimismo, los dolores de cabeza pueden desencadenarse tras el consumo de ciertos alimentos y sustancias agregadas a éstos, particularmente el alcohol, la cafeína, el chocolate, los productos lácteos, el glutamato monosódico, los alimentos procesados y refinados, el azúcar y las levaduras, así como por la ingesta de determinados medicamentos, y la exposición al humo del cigarro, ciertos olores, fragancias sintéticas, sustancias químicas y contaminantes ambientales. Incluso, basta con permanecer poco tiempo en una habitación mal ventilada para que algunas personas se vean aquejadas de dolor de cabeza.

La migraña, también llamada jaqueca, es un tipo de dolor de cabeza que se presenta cuando las arterias que van hacia la cabeza se hinchan con una cantidad excesiva de sangre, y ejercen presión sobre el cerebro y el tejido circundante.

El resultado de ello es un flujo anormal de sangre en el cerebro, que con alternación contrae y dilata los vasos sanguíneos; primero, se restringe el suministro de sangre al cerebro y, después, se le inunda de sangre. La presión dentro de los vasos sanguíneos puede irritar las terminales nerviosas y dar lugar al dolor. La duración de éste se extiende desde algunas horas hasta varios días. Si bien los dolores de cabeza tensionales suelen encontrar alivio en el sueño nocturno, esto no sucede así necesariamente en el caso de las migrañas.

Las migrañas producen un dolor severo y palpitante en un solo lado de la cabeza. Algunos enfermos de esta afección experimentan auras visuales, luces intermitentes, ilusiones ópticas y distorsiones en el campo de la visión, antes del ataque de migraña. Náusea y vómitos, así como rigidez y dolor en el cuello, acompañan con frecuencia a ésta, asimismo la hipersensibilidad a la luz brillante y a la solar forma parte de su sintomatología.

Las migrañas suelen relacionarse con las alergias a los alimentos y el ambiente. Los alimentos que pueden desencadenar una migraña son el pollo, el chocolate, el maíz, los productos lácteos, las frituras, los cereales, la carne roja, las nueces, las papas, los productos a base de soya, el azúcar, los jitomates y las levaduras. Por su parte, las bebidas alcohólicas (en especial, el vino tinto), la cafeína, la sal, el glutamato monosó-dico, los conservadores y otras sustancias agregadas a los alimentos contribuyen también a generar este mal.

Además, las migrañas pueden ser causadas por cambios en la humedad, la sensibilidad a las sustancias químicas, la mala circulación, el estreñimiento, los trastornos en el patrón del sueño, las perturbaciones emocionales, las fluctuaciones hormonales (muchas mujeres afirman que sus migrañas se vinculan con la menopausia o ciertas fases del ciclo menstrual), el funcionamiento defectuoso del hígado, los desequilibrios nutricionales, una dieta pobre, la exposición al sol, la disfunción de la articulación temporomandibular y el estrés.

Ahora bien, el estrés autoinfligido, tal como el resultante del esfuerzo perfeccionista, y los sentimientos de ira, ansiedad, depresión, miedo, frustración u odio, conducen asimismo a las migrañas.

Remedios naturales

Remedio para los dolores de cabeza #1:
Ingredientes
15 mililitros de aceite de base
12 gotas de aceite de menta piperita

Preparación
En un recipiente limpio, vierta los ingredientes y mezcle. A la primera señal de que se aproxima el dolor de cabeza, aplique esta fórmula en la parte adolorida, evitando el área de los ojos. Repita el tratamiento las veces que sea necesario.

Remedio para los dolores de cabeza #2:
Ingredientes
3 gotas de aceite de manzanilla
2 gotas de aceite de tomillo
3 gotas de aceite de lavanda
1 gota de aceite de cilantro
2 gotas de aceite de mejorana

Preparación
Disperse los aceites en una tina o bañera llena de agua caliente. Sumérjase en este líquido medicinal por un periodo de 20 a 30 minutos. Repítase, según se requiera.

Remedio para los dolores de cabeza #3:
Ingredientes
950 mililitros de agua helada
1 gota de aceite de jengibre
2 gotas de aceite de menta
1 gota de aceite de mejorana piperita

Preparación
Vierta el agua en un tazón de vidrio con capacidad de dos litros y agregue los aceites esenciales. Remoje un paño limpio en esta fórmula y aplíquelo en su cabeza, frente o cuello, ante la primera señal de que se está desarrollando una migraña. Evite que la compresa entre en contacto con sus ojos. Coloque una bolsa de hielo sobre la compresa, a fin de que ésta no se caliente.

Remedio para los dolores de cabeza #4:
30 mililitros de aceite de almendras
2 gotas de aceite de cilantro
4 gotas de aceite de mejorana
2 gotas de aceite de siempreviva
3 gotas de aceite de manzanilla
1 gota de aceite de albahaca
3 gotas de aceite de lavanda
1 gota de aceite de jengibre

Preparación
Coloque el aceite de base en un recipiente limpio y añada los aceites esenciales. Suavemente, ponga el recipiente de cabeza varias veces o hágalo rodar entre sus manos por algunos minutos, a fin de mezclar los ingredientes. Con esta fórmula dé masaje a su cuello y hombros, para aliviar la tensión muscular. Repita cuantas veces sea necesario.

Recomendaciones

Debido a que el dolor de cabeza puede ser síntoma de una enfermedad oculta, si usted padece dolores de cabeza frecuentes o inusualmente fuertes, debe consultar a un profesional en el cuidado de la salud para que descarte dicha posibilidad.

Con todo, en la mayor parte de los casos, el dolor de cabeza, ya sea tensional o una migraña, indica que su cuerpo necesita aflojar el paso y descansar o dejar de hacer lo que esté haciendo en ese momento. Los analgésicos alivian el dolor, pero no eliminan la causa de la dolencia; incluso, pueden enmascarar la circunstancia de que su cuerpo esté pidiendo a gritos cambios en su conducta o estilo de vida.

En virtud de que la disminución del nivel de azúcar en la sangre tal vez provoque dolores de cabeza, asegúrese de comer regularmente alimentos nutritivos.

Consulte a un especialista en nutrición, quien le ofrecerá valiosos consejos dietéticos y detectará posibles deficiencias vitamínicas. Ingiera de preferencia carbohidratos complejos, tales como vegetales frescos y cereales integrales, y elimine las bebidas alcohólicas, los edulcorantes artificiales, la cafeína, los productos lácteos (en particular, el queso), el chocolate, las carnes procesadas, el azúcar, el vinagre y los productos a base de levaduras, al igual que cualquier otro alimento que resulte sospechoso de provocar dolores de cabeza.

Al cabo de varias semanas, si usted descubre que sus dolores han disminuido, puede reintroducir —gradualmente, uno a la vez— estos alimentos prohibidos en su régimen dietético.

En el caso de que los dolores de cabeza vuelvan a presentarse, usted sabrá entonces cuál o cuáles alimentos le provocan el padecimiento en cuestión. Si sus dolores de cabeza o migrañas ocurren cuando tiene hambre, o cuando no ha comido durante determinado lapso, debe ir a ver a su médico, para que descarte la posibilidad de una hipoglucemia. De confirmarse este diagnóstico, tiene que ingerir una serie de comidas frugales a lo largo del día con el fin de estabilizar el nivel de azúcar en la sangre.

En el caso de que sospeche que su columna vertebral está desalineada y que por esta causa sufre dolores de cabeza, visite al quiropráctico para que lo revise. La bioinformación o biofeedback, las técnicas de respiración profunda, la meditación, la relajación, la visualización y el yoga son métodos terapéuticos que resultan eficaces para muchas personas, especialmente para los enfermos de migraña.

No se exponga al humo del cigarro, los productos de limpieza, las pinturas y otras sustancias químicas, así como a cualquier fragancia o perfume sintéticos.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...