Cuando llega el verano, son muchas las personas que desean seguir una dieta para adelgazar. Una opción es la dieta del tomate la cual es muy baja en cuanto a su contenido calórico (700 – kcal).

Esta dieta es rica en licopeno (un fitoquímico muy beneficioso para la salud) y además el tomate, el ingrediente primordial de este régimen, es un excelente antioxidante que combate los radiales libres que causan enfermedades y hasta, según estudios, el cáncer.

Sin embargo, no se debe pensar que sólo se consumirá tomates. Esta dieta incluye, también, la ingesta de lácteos desnatados, carne de vacuno, frutas y zumos naturales, verduras y hortalizas, además de té con edulcorantes, pero sin azúcar.

Se prefiere el consumo de verduras y hortalizas naturales e incluso se solicita que en lugar de utilizar tomate envasado sea éste natural.

Es importante observar que, debido a que esta dieta es estricta en cuanto al contenido total de calorías, sólo se puede seguir una semana como máximo para lograr rebajar 3 kilos.

Si se continúa esta dieta por más tiempo, se corre el riesgo de sufrir un déficit de vitaminas y minerales esenciales.

Debido a su escaso contenido en grasas (incluyendo ácidos grasos esenciales, dependiendo de la combinación de vegetales), hace que, igualmente, sea pobre en cuanto al aporte de vitaminas liposolubles (como A, D, E y K).

Es importante incluir, después de transcurrido la semana, poco a poco las grasas procedentes de carnes magras y blancas (aves y pavo), evitar las comidas chatarras o llenas de grasas trans. Las verduras, hortalizas y frutas deben ser prioritarias para lograr una nutrición balanceada. Se debe incluir también la actividad física diaria. Un buen ejemplo sería caminar 30 minutos al día.

Si se toma en cuenta los aspectos mencionados, se mantendrá el nuevo peso logrado (menos 3 kilos) con un balance nutricional adecuado.

Un modelo de la dieta del tomate es el siguiente:

Día 1
Desayuno
1 rodaja de piña

Merienda
1 batido hecho con un vaso de leche desnatada y un plátano

Almuerzo
1 ensalada de lechuga con abundantes rebanadas de tomate
1 pechuga de pollo a la plancha
1 macedonia de dos frutas pequeñas.

Merienda
1 zumo de tomate

Cena
Crema de espárragos y tomate
1 filete de atún a la plancha
1 pieza de fruta de temporada.

Día 2
Desayuno
1 yogur desnatado
1 kiwi.

Merienda
3 ó 4 fresas.

Almuerzo
Pescado azul al horno con una patata pequeña y un tomate
2 nectarinas.

Merienda
1 infusión de boldo
1 biscote tostado con tomate y aceite de oliva.

Cena
1 Ensalada de arroz con trocitos de pavo y queso light
1 tortilla o huevo revuelto con tomates
1 rodaja de sandía.

Día 3
Desayuno
1 vaso de leche desnatada
1 tostada de pan integral (de centeno) con aceite de oliva y tomate natural

Merienda
1 vaso de zumo de tomate

Almuerzo
Verduras cocidas o “en parrillada” con abundantes rebanadas de tomates
2 filetes de pechuga de pavo asados
1 rodaja de sandía

Merienda
1 yogur desnatado
2 cucharadas de cereales integrales.

Cena
1 sopa de tomate
1 filete de pescado blanco al microondas y judías verdes aliñadas
1 kiwi

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...