Lucir unos dientes blancos se ha convertido hoy en día en un sinónimo de estética y belleza.

Sin embargo, existen diversas situaciones que pueden causar que se manchen haciendo que los dientes no se vean tan hermosos como se quisiera:

– La caries dental
– Tinciones internas producidas por la degradación de diferentes materiales puestos en los dientes (como empastes de amalgama, coronas metálicas, material de relleno de endodoncias…),
– La ingesta de bebidas al café, té, refresco de cola, colorantes alimenticios
– Depósitos de sarro
– El fumar

Consejos para evitar las manchas en los dientes

– Mantener una adecuada higiene bucal, acudiendo regularmente al odontólogo.
– No tomar o reducir las sustancias que producen las manchas extrínsecas: café, té, tabaco, entre otros.
– Evitar, en lo posible, los medicamentos que pueden producir mancha coo la tetraciclinas.
– Acudir a un profesional ante cualquier golpe o traumatismo dental para descartar problemas de necrosis pulpar posterior.
– Prevenir y tratar precozmente las infecciones bucales.


Tratamientos que se pueden emplear para blanquear los dientes
Si ya tus dientes están manchados, existen tratamientos que pueden blanquearlos como los siguientes:

Tratamientos blanqueantes en clínica: consisten en la aplicación de Peróxido de Hidrógeno del 20 al 37 por ciento, sobre la superficie externa del diente, para que éste penetre a través de una serie de microporos y haga su efecto blanqueador desde el exterior al interior.

Sin embargo, se requiere un agente activador que inicie todo este proceso. Esto puede ocurrir por la mezcla de varios productos que desencadenen una reacción química que actúa de activador, o bien por la aplicación de una fuente de calor (láser, lámparas de luz halógena, o la última novedad, las lámparas LED). Este tratamiento se realiza por parte de un profesional en diversas sesiones y previamente es necesario realizar una limpieza de los dientes para eliminar el sarro y otros depósitos de sustancias.

Tratamientos blanqueantes ambulatorios. Engloban diversas técnicas:
-Profesionales. Se trata de la aplicación en casa por parte del paciente de Peróxido de Carbamida del 10 al 16 por ciento en el interior de unas férulas que se adaptan a la superficie de los dientes.Tanto el producto como las férulas le son aportados por una clínica dental. Requiere haber realizado previamente una limpieza profesional. Se aplican las férulas varias horas al día, durante 10-15 días. Posteriormente, los resultados han de ser revisados por un odontólogo.

-No profesionales. Se trata de la aplicación de pastas dentífricas, geles, barnices, enjuagues… que se puede conseguir en farmacias o centros comerciales. Algunos de estos productos se basan en los mismos principios activos que los usados en las clínicas dentales, pero a concentraciones mucho más bajas, ya que cualquiera puede acceder a ellos sin prescripción ni revisión por parte de un profesional, de ahí que su efectividad sea menor, e incluso en algunos casos, nula.

Otros se basan en la utilización de agentes abrasivos cuya finalidad es eliminar las manchas extrínsecas depositadas sobre los dientes para conseguir un efecto blanqueante.


Efectos secundarios del blanqueamiento
Un tratamiento blanqueante puede aparecer aumento de sensibilidad dentaria a los cambios de temperatura o ante determinadas sustancias, como los cítricos. Por eso se suelen combinar diferentes productos desensibilizantes.

Otro de los inconvenientes de estos tratamientos es la duración. Suelen revertir, perdiendo su efecto, por ello se recomienda hacer sesiones de refuerzo cada seis meses y evitar hábitos e ingesta de alimentos que favorezcan una pérdida de efectividad más rápida.

 

 

2 comentarios para “Cómo lucir una sonrisa sin manchas y radiante”

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...