La cosmética ofrece mil y una soluciones para recuperar la firmeza de la piel. Productos concretos para cada zona del cuerpo y con una acción específica: conseguir que estés radiante en un tiempo récord y con una sola aplicación, o bien combatir flacidez y arrugas con tratamientos continuados.

A continuación algunas cremas y tratamientos:

Cremas tensoras. También llamadas con efecto-flash o lifting, contienen ingredientes (proteínas vegetales de gran tamaño o polímeros sintéticos) que forman una fina película sobre la piel “estirándola” durante unas horas. Evidentemente no tratan las causas que dan lugar a la flacidez, pero son muy útiles para mejorar el aspecto del cutis de forma rápida y económica. Se comercializan en forma de ampollas unidosis, toallitas o serums.

Con efecto frío. Los encontrarás tanto de rostro como de cuerpo. Tonifican la epidermis gracias a activos refrescantes como el mentol o el alcohol. Pueden ser agresivos para pieles sensibles.

Cosméticos reafirmantes. Incluyen en su fórmula algún ingrediente que estimula la formación de colágeno, disminuyendo la flacidez al cabo de unas semanas de aplicación. Entre los activos más usados destacan el retinol o vitamina A, la vitamina C, el extracto de centella y los aceites de rosa mosqueta, aguacate y germen de trigo.

IA base de alfahidroxiácidos. Este tipo de cremas, junto con las que realizan un peeling químico (con ácido glicólico o láctico) también aumentan la formación de colágeno. El único problema es que pueden provocar picor.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...