cremas antienvejecimientoLas cremas y demás cosméticos (tónicos, serums, etc.) antienvejecimiento comerciales, para hacer honor a su denominación, deben combinar al menos dos ingredientes activos principales para brindar los beneficios prometidos.

En este sentido, éstas deben contar con “efecto lifting”, eliminar arrugas, bolsas en los ojos, piel seca, tener propiedades antioxidantes, hidratantes, relajantes o regeneradoras de la piel, deteniendo o revirtiendo así el proceso de envejecimiento de la piel.

Ahora, al momento de hacer la elección, hay varias advertencias a tener en cuenta: la extensa publicidad por múltiples canales y especialmente por Internet lo que puede dificultar la elecciòn de aquella que realmente nos puede funcionar.

Por otro lado, se afirma que al ser activos de origen natural, son seguros. Ante esto, al menos una aclaración, que en su formulación cuenten con ingredientes naturales no es garantía de que sean de cosmética natural, ya que también pueden combinarse con componentes químicos y derivados del petróleo, como las numerosas siliconas adaptadas para la industria de la belleza.

Recomendaciones en su elección

Si se desea adquirir este tipo de producto, se recomienda lo siguiente:

* Leer en el producto el listado de ingredientes, para saber cuánto hay de una cosa y cuánto de otras.

* Muchos activos derivados de productos naturales son sintetizados o manipulados químicamente, y eso provoca que en algunos casos hayan contraindicaciones severas.

* Hay que tener atención con esto, por ejemplo el caso del retinol (vitamina A) o la nueva estrella, el DMAE (dimethylaminoethanol), de propiedades reparadoras y antiinflamatorias de la piel. No deben ser utilizados por embarazadas, por personas con desórdenes epilépticos y su uso prolongado es fuente de muchas controversias.

* Con respecto a los productos de relleno y los “peeling químicos”, la precaución debe ser doble. Si bien el acido hialurónico y los AHA (alfa hidroxiácidos) son derivados naturales (en el primer caso, se obtuvo primero del recubrimiento de los globos oculares de bovinos y actualmente de la cresta de los gallos, y en el segundo de ácidos frutales), su manipulación muchas veces impropiada hacen que su uso sea restringido a profesionales idóneos como dermatólogos.

*La FDA (Federal Drug Administration) ha recibido denuncias de lesiones graves causadas por exfoliantes químicos de piel. Estos productos aseguraban borrar arrugas, manchas y marcas de acné. Las perjudicadas tuvieron que ser hospitalizadas con quemaduras de segundo grado, dolor e inflamaciones. *En varios casos quedaron cicatrices permanentes.

El acido hialurónico, por su parte, alabado por sus propiedades para desarrollar el colágeno de la piel, retener el agua y rellenar los espacios entre las arrugas, puede aplicarse tópicamente mediante inyecciones de mesoterapia. Este procedimiento es arriesgado si no es llevado a cabo por un especialista, por lo que se recomienda utilizarlo en otras modalidades como cremas.

Muchas consumidoras también alegan en contra de su origen animal, prefiriendo otros productos que ofrezcan acciones similares y que sean de origen botánico.

Opciones naturales y sin contraindicaciones

Sin embargo, en la naturaleza los beneficios se presentan en su justa medida. Usándolos en su forma cotidiana podremos aprovecharlos sin riesgos ni preocupaciones.

Rosa mosqueta: El aceite antienvejecimien-to por excelencia. Su acción cicatrizante y nutritiva, su riqueza en vitamina C la hacen imprescindible en el botiquin de belleza. Se aplica pura o enriqueciendo una crerna facial.

Aceites de portulaca, jojoba, zanahoria, almendras, germen de trigo: Cada una de ellas tiene vitaminas muy apreciadas, el aceite de jojoba ayuda a mantener la elasticidad de la piel y el de germen de trigo es antioxidante, ayudando a reducir los radicales libres que avejentan el cutis.

Pepino: Es posible hacer una máscara de peeling que remueva las células muertas de la superficie de la piel a la vez que tenga otros componentes que nutran y cuiden correctamente el cutis. El pepino tiene ese efecto renovador reafirmante y descongestivo.

Avena: Es suavizante, descongestiva y reafirmante. Dejar reposar tres cucharadas de avena cruda en medio litro de agua durante varias horas. El agua resultante se cuela y se aplica también como tónico. Conservar en la nevera.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...