belleza inviernoEl invierno es la época del año que nuetra piel se reseca más, nuestro cabello tiene menos brillo y nuestro rostro se siente tirante y aparecen rojeces.

Esta situación tiene su explicación y es que el frío contrae los vasos capilares, con lo que no llega suficiente oxígeno ni nutrientes a la dermis. Además, la epidermis no se renueva tan rápido y se acumulan las células muertas.

El resultado es una piel reseca, tirante y más brillante.  En cuanto al cabello, éste también sufre y se ve más mate.

Sin embargo, todo ello puede combatirse solamente cambiando algunas rutinas de belleza durante estos meses con lo cual se puede lograr aspecto radiante a prueba de bajas temperaturas

Manos reparadas y suaves

En esta época se resecan mucho debido a la falta de glándulas sebáceas y al agua y al jabón. Cada vez que las laves aplica una crema con efecto barrera, que reduce la aparición de grietas y las protege de las agresiones.

Una vez a la semana aplica una crema facial de noche o la mascarilla que usas en el rostro, ponte unos guantes de algodón que hayas calentado previamente en el radiador y espera 15 minutos. Después aclara con agua. Notarás que las manos quedan suavesy flexibles.

Soluciones para combatir la sequedad y la tirantez del cuerpo

Escondida bajo la ropa, durante el invierno la piel del cuerpo está reseca y tirante. Pero existen soluciones para que recupere rápidamente lasuavidad.

La ducha que te favorece  Los geles de ducha espumosos contienen demasiados detergentes y eliminan el manto hidrolipídico que protege la piel. En su lugar, usa un oleogel o un aceite limpiador. Este producto se recomienda incluso para pieles atópi-cas o con psoriasis.

Evita los baños prolongados porque la piel está sumergida en agua calcárea, que favorece la sequedad cutánea.

Crema corporal para todos los días En invierno, el frío y el roce de la ropa agreden la piel dejándola más frágil. Por este motivo, conviene aplicar la crema corporal cada día porque refuerza el manto hidrolipídico y frena la salida de agua de la piel. Aplícala en todo el cuerpo (piernas, caderas, glúteos y brazos) y con pases ascendentes que favorecen el drenaje.

Las leches hidratantes (con glicerina.azúcaresyurea) van bien si tienes la piel normal. Las cremas, más ricas en ingredientes nutritivos (aceites de jojoba, girasol, germen de trigo) están indicadas para las pieles secas y maduras.

Las mantecas corporales tienen la textura más untuosa y están destinadas a las pieles extremadamente secasy a las zonas rugosas como codosy rodillas.

Fórmulas especiales. Si tu piel es atópica o reactiva, utiliza una loción con activos calmantes (regaliz) y mayor proporción de ceramidas y ácidos grasos omega 6 que restauran la barrera cutánea.

Activa las piernas Necesitan más atención en inviernoya que la circulación de la sangre es más lenta por el frío.
Por la noche, aplica un aceite con acción estimulante (por ejemplo de abedul) haciendo movimientoscircu-lares y ascendentes desde los tobillosa las caderas.

Sí a los aceites Ya sean los “clásicos” como el aceite de almendras, aguacate o rosa mosqueta, como los más exóticos (argán, monoi, tamanu y moringa), los aceites son productos “comodín” en los cuidados de belleza porque tienen múltiples usos:
* Hidratan y reparan las pieles muy secas y descamadas.
* Previenen las estrías y ayudan a disimular las marcas si ya han salido.
* Nutren las uñas (evitan que se astillen) y suavizan las cutículas.
* Dan brillo satinado a las pieles apagadas.
* Sirven como acondicio-nadorsinaclaradoen los cabellos gruesos.
* Sellan las puntas abiertas del pelo evitando que se rompan o se abran.

Un rostro lleno de vitalidad y resistente al frío

En invierno es normal tener la piel pálida y apagada por el efecto del frío, pero con unos sencillos cuidados puedes combatir estos efectos.

Gana luminosidad Lo conseguirás si pones en práctica estos gestos:
* Exfoliación también en inverno Es fundamental para retirar las células muertas que dan un aspecto apagado al cutis. Sin embargo, conviene espaciar las exfoliaciones (una vez cada 10-15 días es suficiente) para no irritar más la piel.
* Maquillaje buena cara Usa uno o varios de los siguientes productos: en un tono lavanda corrige el tono apagado y deja una piel saludable y con energía.
* El corrector camufla ojeras, granitos y rojeces e iguala el tono del cutis.
* El iluminador contiene micropartículas reflectantes que multiplican la luz de la piel. Aplícalo solo en zonas estratégicas como el arco de las cejas, los pómulos y la barbilla.

Zona frágiles Los labios y el contorno de los ojos tienen la piel másf ina y susceptible a la deshidratacíón, por loque debes usar productos específicos para estas zonas.
* Aplica un bálsamo para labios con manteca de karíté para prevenir la aparición de grietas.
* Las gafas de sol, obligadas en losdías de viento. Evitaqueentren partículas y que entrecierres los ojos,-y acentúes las arrugas.

Adiós a las rojeces

Los cambios continuos de temperatura entre el exterior (frío) y el interior (calor) debilitan los capilares y aparecen rojeces.

Usa una crema que incluya activos (ruscus, castaño de lndias o vid) que tonifiquen los capilares y mejoren la circulación. Caliéntala en las manos y luego aplícala. Se absorberá mejor.

Toma medidas. No acerques la cara a las fuentes de calor (radiadores, etc.) porque la cuperosis se acentúa. Evita también lavártela con agua muy fría por-quedebilita la piel.

Cuidados básicos para una melena 10

Tanto el cuero cabelludo como el pelo sufren las agresiones del invierno.

Sin picores Si notas el cuero cabelludo tirante, la noche antes de lavarlo masajea unas gotas de aceite capilar para nutrirlo en profundidad.

Pelo manejable Áspero y electrizado por el frío y el viento, el pelo resiste mal los lavados frecuentes. Así que lávalo dos o tres veces a la semana con un champú nutritivo, que suaviza las fibras capilares. Ysi lo lavas a diario, ahora más que nunca elige uno suave.

Si tu pelo es seco después aplica el acondicionador en los medios y las puntas. Si es quebradizo, usa un bálsamo con proteínas hidrolizadas (trigo, queratina) que reparan las roturas.

Protégelo del secador El secador es una fuente de aire seco, por eso deshidrata el pelo. Sin embargo, en invierno es difícil porque las bajas temperaturas dificultan secarlo al aire. Una solución es aplicar aceite capilar o protector térmico en el pelo húmedo y usar el secador a temperatura moderada.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...