El cutis perfecto no existe, siempre se observará una que otra manchita, arruguita o algún indicio de grasa. Sin embargo, existen trucos de belleza que se pueden utilizar en momentos específicos como una fiesta, matrimonio, etc. para que nuestros defectos no se noten.

Comienza por la limpieza.
El primer paso para que nuestra piel parezca perfecta consiste en empezar con un rostro recién lavado. Para ello, se debe usar un algodón saturado con astringente para asegurarse que todos los poros están libres de impurezas y residuos de productos.

Aplica crema hidratante.
El segundo paso es la hidratación… pero sólo donde sea necesaria. Si tu cutis presenta áreas secas o escamosas, se suaviza éstas con una gota de loción sin aceite, pero no la apliques en el resto de la cara para que más tarde no se vea grasosa.

Selecciona la base adecuada.
Para asegurar que la piel se vea tan perfecta durante los últimos cinco minutos de la fiesta como se vio durante los primeros cinco requiere una base diseñada específicamente para que resista situaciones propensas a producir sudor más si se ha pasado toda la noche bailando. En otras palabras, se requiere fórmulas profesionales que tenga una consistencia ni demasiado espesa ni muy aguada y que cubra cualquier manchita que moleste.

Aplicar la base correctamente.
Es importante aplicar la base con una esponja limpia y seca, evitando así que se propaguen bacterias como ocurre con la punta de los dedos. Esta se difumina sobre todo el rostro, extendiéndose hasta el cuello. Con frecuencia, los maquilladores profesionales usan una tonalidad más oscura que la base para dar otra forma a la línea de la quijada, la nariz y los ojos.

Aplica polvo suelto: El gran aliado.
El gran secreto para prevenir que se «derrita» el maquillaje después de bailar varias horas consiste en aplicar solamente algo de polvo suelto traslúcido sobre el rostro, usando una brocha grande para sellarlo realmente en el cutis.

No te olvides del colorete (blush)
Una suave capa de colorete es otro requisito obligatorio para lucir un rostro que parezca perfecto. Antes de salir, se debe sonreír frente a un espejo, un gesto que revela el contorno de los pómulos. Entonces, con un movimiento circular, se aplica el colorete en polvo en el rostro (rojo fuerte para piel oscura, rosa pálido para tez clara y un tono frambuesa para piel oliva), y luego se difumina en forma ascendente hacia el área de la sien.

Otros trucos de belleza
Achica una nariz larga. Aplicar polvo de contorno con una brocha de la mitad de la nariz hacia abajo.
Afinar una nariz ancha. Sombrear cualquiera de los lados.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...