Todos nos preocupamos por tener una piel luminosa y radiante que nos haga lucir más atractivos, llenos de vida y, por supuesto, parecer más joven especialmente en diciembre cuando se asiste a tantos eventos y fiestas (familiares, de oficina, etc.).

Lograrlo es posible, pero, para ello, el primer paso consiste en identificar el tipo de piel (mixta, seca, grasa o sensible) que se tiene. No hacerlo puede conllevar al uso de un cosmético inadecuado que incluso podría llegar a dañar el cutis.

Una vez superada esta etapa, el segundo paso consiste en recuperar la dermis y, para ello, proporcionamos cinco estrategias.

Las cinco mejores estrategias para estar radiante
Pero ¿qué significa tener un cutis luminoso? Aunque el término parezca ambiguo, nos referimos a unas características muy concretas: se trata de un rostro fresco, descansado y con un tono delicadamente rosado. Si no puedes presumir de ello, no te preocupes porque existen maneras de conseguirlo.

Aunque todo depende del tipo de piel que tengas, existen una pautas “universales” que debes tener en cuenta para lucir una piel siempre radiante:

Libre de imperfecciones. Según investigaciones, cuanto más lisa y regular es la superficie cutánea, mejor se refleja la luz en todas las direcciones y más resplandeciente se ve el cutis. Eso significa que las imperfecciones como manchas, verrugas o similares pueden ser un freno a tu objetivo, pero hoy en día existen métodos eficaces, tanto cosméticos como tratamientos estéticos, que las eliminan.

Mejora la microcirculación. Cuando los pequeños capilares que bañan el interior del rostro funcionan a pleno rendimiento, la luz que incide sobre la dermis refleja un color rosado, de “buena cara”. Para mejorar la microcirculación de esta zona prueba lo siguiente: sitúate ante el espejo y marca con la boca las vocales forzando la postura, de esta forma mueves la musculatura del rostro y mejoras esa microcirculación.

Una piel sin brillos. No confundas luminosidad con brillos. Las mujeres con la piel grasa suelen tener un exceso de brillos que afean su rostro y que nada tienen que ver con un cutis fresco, rosado y radiante. Por eso hay que tratarla para aportarle luz sin quitarle otra propiedades buenas, puesto que su grasa la mantiene durante más tiempo a salvo de las arrugas.

La importancia de beber agua. Habrás oído cientos de veces que lo primero que hacen muchas famosas al levantarse es beber un vaso de agua. Y no es un gesto absurdo. Esa primera hidratación, cuando el cuerpo está libre de las toxinas que acumula durante el día, permite mejorar el estado de tu piel.

Ni bollería ni alcohol. Estos productos “ensucian” el organismo y empeoran el aspecto de la dermis. Limita su consumo y aumenta el de frutas y verduras, que evitan la oxidación celular.

 

 

Un comentario para “Cómo lucir un cutis joven en las fiestas de fin de año”

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...