El adecuado cepillado es de gran utilidad para el cabello, ya que permite suavizar las cutículas, resaltará el brillo, fomentará un crecimiento sano y eliminará la suciedad acumulada y las células muertas de la piel e incluso estimulará el riego sanguíneo de los folículos pilosos del cuero cabelludo.

Sin embargo, para que este proceso de realice adecuadamente, se requiere comprar el cepillo más conveniente para nuestro tipo de cabello.

 

Seleccionar el cepillo adecuado para su tipo de cabello
Los de cerdas naturales son menos agresivos, pero pueden ser demasiado blandos como para traspasar el cabello mojado o grueso, que necesitan la resistencia y fuerza de una mezcla de cerdas naturales y de nailon.

Para el cabello grueso y rizado, un cepillo denso con cerdas de nailon ofrecerá el máximo control para suavizar o alisar; las espaciadas minimizarán los tirones y resaltarán las ondas y el volumen. Para un cabello fino o ralo utilice un cepillo suave. Para el de tipo africano que ha sido alisado, emplee uno de cerdas naturales, y para los peinados rizados use un peine africano de púas separadas.

Los planos de forma oval o rectangular resultan ideales para el trabajo básico de suavizar y desenredar. Los que llevan mango tienen bases grandes y planas, lo que los convierte en aptos para los cabellos más largos.

Los horadados tienen un centro hueco o perforado para permitir que una corriente de aire caliente fluya por el cepillo y el cabello, de manera que el secado es más rápido y resulta más fácil dar volumen a las raíces o a prácticamente cualquier peinado. Son especialmente adecuados para secar el tipo africano alisado.

Para alisar los rizos, peinar los cabellos más lacios o los cortos, los cepillos redondos son los mejores.

Para formar rizos, cuanto más pequeño es el cilindro del cepillo, más apretados quedarán.

Si tiene el cabello tan fino como un bebé o con mechas muy cortas como resultado de roturas o de un tratamiento químico, debe utilizar uno que sea redondo y pequeño, y un secador de mano. Para alisar, los más pequeños -de unos 5 a 7,5 cm de diámetro- resultan muy apropiados para los peinados cortos^ mientras que los de diámetro más ancho deben reservarse para el cabello más largo.

Para acelerar el proceso de secado, pruebe con uno redondo que tenga las cerdas sujetas a un cilindro de metal o aluminio, ya que éste se calentará cuando lo emplee con un secador de mano, lo que le ayudará a marcar y peinar el cabello.

 

Algunos consejos de belleza
A quienes les gusta cepillarse vigorosamente les ofrecemos un consejo de belleza: para asegurarse de que causa el menor daño posible, pase primero un peine por el cabello para deshacer los enredos, antes de utilizar el cepillo. Hágalo siempre con suavidad e intente no tirar o retorcer demasiado.

No lo cepille cuando esté mojado, porque estará hinchado y existen más probabilidades de que se dañe. Los peluqueros aconsejan no cepillar el cabello hasta que esté, por lo menos, un 80 por ciento seco. Si no sigue esta recomendación y utiliza un cepillo para marcar, se arriesga a alterar el equilibrio de humedad del cabello, lo que comportaría una pérdida de su cuerpo y forma natural.

 

Mantener los cepillos limpios
Debe lavar los cepillos a intervalos regulares con agua caliente y jabón. Para resolver el problema de la acumulación de cabello en el cepillo, pase el peine verticalmente entre las filas de cerdas para soltarlos y después sáquelos con los dedos. Tire los que tengan las cerdas o las púas rotas, ya que pueden romper el cabello y arañar el cuero cabelludo.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...