Muchas veces queremos adelgazar, pero cuando llega la hora de la verdad decimos sencillamente “No puedo” Pareciera que nos faltará motivación.

Muchos psicólogos indican que es común que muchas personas, en ocasiones, realicen un autosabotaje cuando desean adelgazar y buscan pretextos para ello como “No puedo privarme de lo que más me gusta” o incluso llegamos a decir: “No puedo soportar el esfuerzo de la dieta y al mismo tiempo el ritmo de la gimnasia”

A continuación se presentan las nueve excusas que no nos dejan perder peso y cómo refutar cada uno de estos pretextos de forma inapelable.

Pretexto #1 No sé por dónde comenzar Es común que cuando se desea iniciar una dieta de adelgazamiento no se sepa por dónde comenzar, pero no debe ser una excusa para no arrancar. Lo mejor es concentrarse en alternativas para empezar.  Por ejemplo, se puede preguntar a alguna amiga que haya hecho dieta y preguntarle qué tal le fue.  También se puede buscar algún médico especializado o leer algo sobre el tema. Lo importante es ir sin prisa, pero sin pausa, asegurando que se está dando los pasos correctos y se tendrá más garantías de conseguir de la mejor manera lo que se propone.

Pretexto #2 No tengo voluntad ni disciplina No se debe exagerar.  Si no se tuviese voluntad ni disciplina no se habría sido capaz de hacer tantas cosas en la vida.  En este caso, lo primero que se debe hacer es idear un plan para que resulte más fácil. A lo mejor se han puesto metas muy altas e inalcanzables. Si se piensa de una forma más positiva y realista resultará más fácil conseguir lo que se proponga y se sentirá con ánimo para lograr la nueva meta que consiste en adelgazar.

Pretexto #3 Lo más seguro es que me dé ansiedad y no podré seguir con la dieta Cómo se puede estar seguro de algo en el futuro; pudiera ser que no se sufriera problema emocional alguno. Lo mejor será centrarse en lo que está pasando ahora. Lo que tenga que venir ya vendrá, pero se lo planteará cuando llegue, si es que llega.

Pretexto #4: No consigo motivarme a pesar que lo intento Cuando se busca esta excusa se debe a que no se está viendo los resultados tan rápido como se pensaba y se desea abandonar la dieta. Tal vez se quiere comer lo que comen los demás y, como no se puede, surge la desmotivación. Sería conveniente pensar en lo mucho que engordarán los demás o visualizarse o imaginarse lo bien que se estará cuando se acabe la dieta, aunque cueste esfuerzo y sacrificio.

Pretexto #5: No aguanto hacer ejercicio, es demasiado El ejercicio no sólo hace que la persona se sienta más joven y lleno de bienestar debido a las endorfinas que se liberan sino que, también, facilita el reposo nocturno, ayuda a remodelar y tonificar el cuerpo y permite rebajar grasa.

Pretexto #6: No puedo cambiar mi dieta, me siento fatal Todos los comienzos son difíciles, pero, con voluntad, se puede cambiar las costumbres alimenticias. Es necesario pensar en los grandes beneficios que se obtendrá con una alimentación más rica, natural y variada.

Pretexto #7: No soporto privarme de aquello que me gusta. No es necesario privarse de todo lo que gusta; sólo es  necesario controlar el tamaño de la ración. Si se abandona los alimentos favoritos y se priva de ellos, se corre el riesgo de sucumbir y olvidarse de la dieta. Si se sigue una dieta que tenga en cuenta los gustos culinarios y coincida lo más posible con las costumbres alimenticias, se tendrá más posibilidades de perder peso.

Pretexto #8 No puedo adelgazar más allá de cierto punto Si se cree que no se puede adelgazar más, se pierde la motivación y se comerá de forma inadecuada. Es importante no desanimarse.

Pretexto #9 No adelgazo porque como afuera. Comer fuera no es incompatible con la dieta siempre y cuando se controle lo que se coma.  En este caso lo importante es pedir que las ensaladas o caldos que se pidan estén desengrasados y que el plato principal sea a la plancha.

Antes de llegar al restaurante, se debe procurar haber merendado con una fruta de forma tal que cuando se llegue a la hora de la comida principal no se tenga tanto apetito y se pueda dejar de lado, con más facilidad, los alimentos altos en calorías.

Vía: Adelgazar con salud

 

Conozca también

Dieta antienvejecimiento
Dieta con jugos
Dieta de Chocolate
Dieta de la fibra

 

Vínculos patrocinados

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...