Cuándo conviene usar un champu nutritivo?El cabello se puede resecar y verse maltratado con relativa facilidad.

Existen varios factores que contribuyen a esta situación como la falta de hidratación, abuso de químicos (decoloraciones, permanentes etc.), agentes ambientales (sol, viento, agua del mar, etc.), exceso de calor (secadores, planchas, tenacillas, etc.) y dietas desequilibradas (falta de ácidos grasos).  Entonces, ¿Qué se puede hacer al respecto?

Una buena opción para combatir la resequedad del cabello consiste en el uso de un champú nutritivo. 

El champú  nutritivo y sus propiedades

A diferencia de otros champús, los nutritivos tienen fórmulas muy completas que, además de limpiar, tratan a fondo el cabello.  Veamos más sobre sus características:

Limpian el pelo de forma suave, sin agredir. En lugar de llevar sulfatas (activos detergentes que lavan a fondo pero son bastante fuertes), están formulados con tensioactivos (betaínas, glucósidos o anfoacetatos). De esta manera limpian las secreciones y la suciedad, pero no arrastran los lípidos que recubren el pelo y le dan protección y brillo.

Aportan ingredientes hidratantes (dexpantenol y glicerina) y protectores (manteca de karité y jojoba) que son necesarios para retener el agua en el interior del cabello. Por eso lo dejan más suave sin apelmazarlo.

La textura es más cremosa y confortable porque son ricos en sustancias nutritivas como los aceites de cártamo, argán o germen de trigo.

Incluyen activos que reconstruyen el cabello. Contienen ceramidas y ácidos grasos esenciales que forman parte del cemento intercelular que mantiene unidas las cutículas del pelo. También llevan proteínas de soja, trigo y queratina que reparan las pequeñas
roturas. El resultado es que el cabello está más fuerte y elástico, y no se rompe.

Evitan que el pelo se encrespe. Se formulan con derivados de la celulosa y siliconas que rodean el cabello de una película capaz de combatir la electricidad estática y facilitar el desenredado.

Lo protegen de las agresiones del medio ambiente, ya que se les añade antiradicales libres como la vitamina E ó el aceite de girasol

Manual de uso

La frecuencia con la que puedes usar este tipo de champús dependerá siempre de las necesidades del pelo.

Si tienes el cabello muy seco y deshidratado, utilízalos cada vez que necesites lavártelo. Así le darás un extra de nutrición con más frecuencia.

Si está moderadamente seco o dañado, altérnalos con otro tipo de champús (para cabellos coloreados, de uso frecuente, etc.).

En cuanto al número de enjabonadas, una es suficiente para limpiar bien el cuero cabelludo y el pelo. Ten en cuenta que si haces un segundo lavado, el champú arrastrará parte del manto hidrolipídico que protege el cuero cabelludo y puedes acabar resecándolo todavía más. Es preferible que hagas una única enjabonada y dejes reposar el champú dos minutos antes de aclararlo para dar tiempo a que los activos se depositen y actúen.

¿Se debe usar acondicionador después del champú nutritivo?

Excepto si tienes el cabello corto, es mucho mejor que apliques el suavizante o la mascarilla a continuación del lavado insistiendo en la zona de las puntas para completar así el tratamiento nutritivo.

Si el cabello está muy estropead0, incluso conviene aplicar un poco de crema sin aclarado desde la mitad hasta las puntas cuando el cabello esté seco, para cerrarlas y suavizarlas.

 

 

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...